Diálogo (im)probable con Leendert Verhoef: el Living Lab de la TU Delft (Holanda)

por Manuel Alméstar

Los retos actuales son cada vez más complejos y su resolución es una carrera contra reloj. Las Universidades deben trabajar los distintos niveles de la innovación: desde proyectos que proponen soluciones puntuales a temas transversales en escenarios futuros poco claros.

En esta línea, el departamento de sostenibilidad de la Universidad de Delft en Holanda contribuye a la investigación llevada a cabo en el campus. Leendert Verhoef, desarrollador del Programa de Innovación para la Sostenibilidad en la Green Office, ayuda a conectar el desarrollo del campus con estudiantes, investigadores profesores, sector público y privado, utilizando el campus como un campo de pruebas, demostrador e integrador de sistemas multidisciplinarios, para la sostenibilidad y la economía circular.

Leendert estuvo con nosotros el pasado martes 17 de abril y nos habló de su experiencia en el Living Lab de esta universidad holandesa, modelo pionero de campus sostenible.

Fotografía de Francesca Olivieri

Entender el campus universitario como Living Lab conlleva un enfoque organizativo, tecnológico y socioeconómico integrado en el que una universidad utiliza activos y facilidades para investigar y probar tecnologías o servicios innovadores por, con y para su comunidad.  Para ello, y viviendo en un panorama complejo es necesario establecer niveles de escala y alcances (proyectos, inmobiliario, partes interesadas, comunidad, temáticos), a los que Leendert denomina “pilares”.

Estos requieren enfoques concretos para la adecuada vinculación de las partes:

  1. PROYECTOS: Variados, prácticos y oportunos.
  2. PARTICIPACIÓN EN EL SECTOR INMOBILIARIO: Introducir   sostenibilidad, circularidad e innovación en el proceso de toma de decisiones.
  3. PARTES INTERESADAS: Vincularse intensamente y co-crear con todas los actores.
  4. COMUNIDAD: La universidad como un catalizador en los sistemas regionales de sostenibilidad.
  5. TEMÁTICOS: Construcción de programas en base a temas específicos.

 

De acuerdo con Leendert, es importante determinar los parámetros conjuntos del Living Lab con todos los actores vinculados, es decir:

  • ALCANCE: Educación, investigación, valorización y sostenibilidad del campus; Integración y multidisciplinar.
  • LA INTERACCIÓN DEL USUARIO: Usuarios definidos, cantidad, nivel de participación, velocidad de retroalimentación
  • ORGANIZACIÓN Y PROCESO: Modelo organizativo; determinar el alcance de proyecto, programa o plan; Grupos de interés, desencadenante; Riesgos tomados y administrados.
  • RESULTADOS
  • IMPACTO EN EL MUNDO: ODS, Sostenibilidad del campus, etc.

Mediante estos procesos se genera un marco común de trabajo donde la co-creación es pieza fundamental para la solución de problemáticas que “monodisciplinarmente” no han podido ser resueltas. Desde la UPM, se vienen generando muchas iniciativas que se dirección hacia este modelo de Campus, buscando ser catalizadores de ideas innovadoras y sostenibles donde todas y todos estemos vinculados.

Responder