¿Qué es la renta básica?

Por Víctor Gómez Frías @vgomezfrias

La renta básica (universal) es una prestación pública consistente en una transferencia monetaria periódica que el Estado aporta incondicionalmente a una amplia categoría de individuos a lo largo de toda su vida.

Esta definición general permite ciertas modulaciones:

  • la cuantía;
  • definir quiénes tienen derecho (todos los residentes, solo los legales, solo los ciudadanos, solo los mayores de edad…);
  • su encaje con el sistema fiscal (impuesto negativo y muchas otras variantes);
  • y, para algunos autores, la incondicionalidad no excluye que los beneficiarios admitan alguna obligación “moral” (de trabajar para la comunidad, de buscar trabajo o formarse…).
Seminario sobre Renta Básica: Deseabilidad y Aplicabilidad en España.
cuándo: viernes, 8 de junio de 2018, de 9:00 a 13:30
dónde: Salón de Actos de la ETSI Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid (ver mapa)
Más información e inscripción en www.itd.upm.es/renta-básica.

Antecedentes

Aunque se encuentran antecedentes desde hace al menos cinco siglos en la ‘Utopía’ de Tomás Moro, desde hace cincuenta años se ha convertido en una propuesta cada vez más frecuente ya sea en estudios teóricos o en las aspiraciones de políticos de todo el espectro ideológico. Ningún país lo ha implementado extensamente a toda su población hasta ahora pero existen una decena de experimentaciones relevantes.

¿Por qué sería deseable?

Dos razones –ambas derivadas del creciente progreso material de nuestra sociedad– son los más recurrentes en quienes proponen la renta básica:

  • el relativo “fin del trabajo” provocado por la exponencial productividad y autonomía de las máquinas;
  • y la aspiración solidaria de abolir la pobreza repartiendo más igualitariamente un “dividendo” por la riqueza colectiva que nuestra sociedad ha alcanzado.

La renta básica no es la única prestación que permitiría atender estos dos objetivos, en parte convergentes: falta de ingresos para quienes no habrá trabajo disponible; y evitar que nadie caiga en la extrema necesidad asegurando unos ingresos mínimos. Existen actualmente diversas prestaciones monetarias o en especie, contributivas o no, cuyo alcance podría extenderse.

La diferencia radical que supondría la renta básica es su universalidad e incondicionalidad.

Defensores y detractores

La renta básica cuenta con defensores y detractores.

Sus defensores consideran que tiene potentes ventajas simbólicas (respecto a la solidaridad y el sentido del trabajo) pero también operativas (menor burocracia, desaparición de desincentivos para aceptar sueldos bajos que ya no supondrían perder prestaciones, posible afloramiento de economía sumergida, incentivos a la innovación, al trabajo altruista…).

Los argumentos más habituales de sus detractores, tanto en términos éticos como económicos, es el potencial efecto disuasorio para que muchos individuos rechacen cualquier trabajo y su posible elevado impacto en los presupuestos públicos (incluso sustituyendo parte de las actuales prestaciones).

En un próximo post, expondremos por qué consideramos que, en España, este debate sobre la renta básica merece una especial atención académica y política.  

Si te interesa la , ven al Seminario que organizamos el viernes, 8 de junio de 2018, de 9:00 a 13:30, en el Salón de Actos de la ETSI Industriales (Universidad Politécnica de Madrid). Más información e inscripción en www.itd.upm.es/renta-básica.

Responder