Diego Sánchez-Ancoechea: Los costes de la desigualdad y las lecciones desde América Latina

Este 9 de septiembre de 2019 hemos contado, en la inauguración del Máster en Estrategias y Tecnologías para el Desarrollo, con Diego Sánchez-Ancochea, profesor de Economía Política del Desarrollo en la Universidad de Oxford.

Sánchez-Ancoechea comentó los costes que la desigualdad tiene para la promoción de sociedades cohesionadas, y la experiencia en este sentido en diversos países latinoamericanos.

La presentación de la conferencia corrió a cargo del Catedrático de Economía Aplicada de la UCM y exdirector del máster, José Antonio Alonso.

Sánchez-Ancoechea comenzó la conferencia con un dato demoledor: “En América Latina, la región más desigualdad del mundo, encontramos cifras como el 1% de la población brasileña que recibe la cuarta parte de lo que produce este país.”

Y para analizar cómo se ha llegado a este punto, Sánchez-Ancoechea abordó cómo la desigualdad ha incidido, históricamente, en un nivel de educación muy bajo, y una de las razones que esgrimió es que la élite no ha tenido ningún incentivo para promover esa educación, porque no consideraba que se iba a beneficiar de ello.

Otro aspecto es el de la innovación, en la que América Latina invierte menos de la mitad que países como China o EEUU, y una de las razones es por el propio sistema económico, en el que grupos económicos familiares controlan buena parte de la economía, y más del 80% del empleo está en las pequeñas y medianas empresas, en su mayoría empleos informales.

También señaló el gran problema de los impuestos, ya que en la mayoría de estos países se recauda más a través del IVA que de los impuestos directos sobre la renta. “Cuando los países intentan tomar medidas de impuestos progresivos, se enfrentan a la fuerte oposición del poder económico”.

Por último también analizó cómo el populismo está muy ligado a la desigualdad en América Latina, ya que es una forma de intentar romper la desigualdad y, al mismo tiempo, una fórmula que tiene poco interés en profundizar en la democracia liberal.

Así, Sánchez-Ancoechea comentó las muchas dificultades que los gobiernos populistas tienen para adaptarse a situaciones económicas cambiantes, es decir, para cuando las cosas van mal. Y una de las principales razones es que el populismo se basa en la confrontación continuada como forma de hacer política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *