Cocinas mejoradas, una posible solución para 3.000 millones de personas

Por Javier Mazorra y Candela de la Sota

El pasado mes de mayo de 2014 se lanzó el “Plan de Acción Nacional de Guatemala para Estufas y Combustibles Limpios” (PDF) en cuya fase previa participó el itdUPM, en colaboración con Energía sin Fronteras y Fundación Solar. El plan se engloba en un proceso liderado por la Alianza Global de Estufas Limpias (Global Alliance for Clean Cookstoves).

Actualmente en el mundo 3.000 millones de personas dependen de la biomasa tradicional y el carbón para satisfacer sus necesidades básicas de energía, como calentarse o cocinar.

Estos combustibles suelen ser quemados en el interior de los hogares, en hogueras o cocinas poco eficientes, con importantes consecuencias en la salud de las familias y en el medio ambiente.

Así, se calcula que los contaminantes generados por la combustión de las cocinas que tradicionalmente se usan en zonas rurales de los países en vías de desarrollo causan cerca de 1,5 millones de muertes al año.

Una de las soluciones en las que más se está trabajando para solucionar este problema son las llamadas cocinas mejoradas, que permiten reducir el consumo de madera, las emisiones de gases de efecto invernadero y la contaminación del aire en el interior de las viviendas.

Las cocinas mejoradas tienen como principio fundamental el aumento de la eficiencia de la combustión de la biomasa utilizada en una cámara de combustión. Los modelos utilizadas varían ampliamente dependiendo de la zona del mundo ya que deben adaptarse las características sociales y culturales de los usuarios finales.

Su instalación lleva asociado un gran número de beneficios, como un ahorro económico sobre el coste del combustible, una disminución de la carga de trabajo y un aumento del tiempo disponible en las mujeres y niñas.

Un equipo de investigadores del itdUPM ya está realizando estudios de proyectos en este campo para aquellas instituciones internacionales y ONG que promueven la instalación de este tipo de cocinas, como en el caso del Convenio “Contribución a la seguridad alimentaria y la gobernanza medioambiental en Senegal, Gambia y Guinea Bissau” de la ONG Alianza por la Solidaridad.

En este tipo de trabajos se analiza el combustible utilizado en las cocinas tradicionales, la reducción de emisiones con el cambio de cocina, la calidad del aire en el interior de las viviendas antes y después del cambio, así como el coste-beneficio de la instalación.

El pasado mes de mayo, se lanzó el “Plan de Acción Nacional de Guatemala para Estufas y Combustibles Limpios” en cuya fase previa participó el itdUPM realizando un “Análisis del situación del sector” y un “Análisis de las Opciones de Intervención”.

Este trabajo, realizado en colaboración con Energía sin Fronteras y Fundación Solar, se engloba en un proceso que está liderando la Alianza Global de Estufas Limpias (Global Alliance for Clean Cookstoves) para la creación de un mercado global de cocinas mejoradas.

En las próximas semanas, Candela de la Sota, investigadora doctoranda del itdUPM, viajará a Nicaragua para evaluar las cocinas mejoradas en comunidades vulnerables del departamento de Jinotega en Nicaragua, implementado por ONGAWA.

Esta evaluación forma parte de un proyecto de cooperación universitaria financiado por la UPM, con la Facultad Regional Multidisciplinaria Farem-Estelí de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua.

Más información:

Sota, C.; Lumbreras, J.; Mazorra, J.; Narros, A.; Fernández, L. and Borge, R. (2014). Effectiveness of Improved Cookstoves to Reduce Indoor Air Pollution in Developing Countries. The Case of the Cassamance Natural Subregion, Western Africa. Journal of Geoscience and Environment Protection, 2, 1-5. doi: 10.4236/gep.2014.21001.http://www.scirp.org/journal/PaperInformation.aspx?PaperID=42023#.U34xAyjQwX4

Cocinando en una cabaña
cocinas46