El viernes 8 de junio, de 9:00 a 13:30, organizamos un seminario abierto sobre Renta Básica, donde reunimos a investigadores en economía, derecho, ingeniería, sociología, filosofía, administración de empresas o ciencias políticas, y al público general, con el fin de abrir el debate desde un enfoque interdisciplinar. Además, contamos con un invitado especial de reconocido prestigio internacional, Philippe Van Parijs, co-fundador de la Red Global de Renta Básica.

El punto de partida no es asumir la conveniencia de instaurar la renta básica, sino conocer mejor sus potencialidades y límites, en relación con otras formas del estado del bienestar y del contrato social que define nuestra sociedad. El seminario giró en torno a dos ejes:

  • ¿Es deseable la renta básica?
  • ¿Sería aplicable la renta básica en España?

DESEABILIDAD

  1. Abolición de la pobreza vs. reducción de las desigualdades.
  2. La evolución tecnológica y la carestía del trabajo, efectos sobre la innovación.
  3. Superación de las deficiencias de las rentas mínimas.
  4. Constitución, derechos humanos y objetivos de desarrollo sostenible.
  5. Experiencias similares en diversos países.
  6. Límites sistémicos de la experimentación en renta básica.

APLICABILIDAD EN ESPAÑA

  1. Rasgos generales (definición, automatismo, importe, absorción de figuras, impuesto negativo sobre la renta).
  2. Los beneficiarios (¿qué residentes, persona o familia, también menores, desde qué momento?)
  3. Los costes financieros (cálculo de necesidades brutas, prestaciones absorbidas, beneficios suprimidos, necesidades primarias de financiación, recuperación a través de un impuesto negativo sobre la renta).
  4. La repercusión sobre las prestaciones contributivas (pensiones y desempleo).
  5. Apunte de efectos indirectos (incentivos y desincentivos, crecimiento inducido vía consumo, mercado de trabajo…).
  6. Obstáculos jurídicos, sociales y políticos.
Philippe_Van_Parijs_ByN
Philippe Van Parijs
Filósofo y economista político de origen belga, es uno de los fundadores de la Red Europea de Renta Básica, hoy conocida como Red Global de Renta Básica, de la que preside su comité internacional.
Además es profesor en la Facultad de Ciencias Económicas, Sociales y Políticas de la Universidad Católica de Lovaina, donde dirige la cátedra Hoover de Ética Económica y Social.

Programa

9:00 – 9:30 Café de bienvenida

9:30 – 9:40 Presentación de la jornada
Carlos Mataix, director del itdUPM

9:40 – 9:50 Encuesta: conocimiento y opinión del público sobre la renta básica
Mediante una herramienta online sondearemos el conocimiento y opinión de los asistentes sobre la renta básica

9:50 – 11:00 Mesa redonda: ¿Es deseable la renta básica?
Victor Gómez Frías · Borja Barragué · Carlos Mataix · Leticia Mengual · Luis Arroyo · Celia Fernández · María G. Navarro

11:00 – 11:20 Café

11:20 – 12:30 Mesa redonda: ¿Es aplicable la renta básica en España?
Juan Gimeno · José María Casado · Carmen Carrero · Susana Barcelón · Marta Navas-Parejo · Miguel Sebastián

12:30 – 13:20 Conferencia y debate con Philippe Van Parijs
Moderador: Miguel Ángel Uriondo

13:20 – 13:25 Encuesta post-conferencia
Repetiremos la encuesta inicial para contrastar con los asistentes la evolución de conocimiento y opinión

13:25 – 13:30 Clausura

Comité Académico

Ariadna Ayala Rubio  | Doctora en Antropología. Profesora en la Université Paris 13. Investigadora en la Université Paris-Est Créteil
Borja Barragué  | Profesor de Derecho Público, Universidad Autónoma de Madrid
Carlos Mataix  | Profesor Titular, director del itdUPM, Universidad Politécnica de Madrid
Carmen Carrero  | Profesora Titular de Derecho del Trabajo y Seguridad Social, Universidad Carlos III de Madrid
Celia Fernández Aller | Profesora de Ética y Derecho, Universidad Politécnica de Madrid
J. Ignacio Conde-Ruiz | Profesor Titular de Economía, Universidad Complutense de Madrid. Subdirector de FEDEA
Jesús Juan Ruiz | Catedrático de Estadística, Universidad Politécnica de Madrid
José Antonio Gómez Yánez | Profesor de Sociología, Universidad Carlos III de Madrid
José Luis Martínez Preciado | Estudiante Ingeniería Industrial, Universidad Politécnica de Madrid

José María Casado | Economista Senior, Banco de España
José Moisés Martín Carretero | Director de Red2Red Consultores. Profesor Asociado, Universidad Camilo José Cela
Juan Gimeno | Catedrático de Economía y Hacienda Pública, UNED
Juli Ponce Solé | Profesor Titular de Derecho Administrativo, Universidad de Barcelona
Julio Lumbreras | Profesor Titular de Ingeniería Ambiental, Universidad Politécnica de Madrid y Director para Norte América
Leticia Mengual | Licenciada en Derecho y Contabilidad, estudiante del Máster en Estrategias y Tecnologías para el Desarrollo
Luis Arroyo Jiménez | Profesor Titular de Derecho Administrativo, Cátedra Jean Monnet, Universidad de Castilla-La Mancha
María G. Navarro | Profesora de Filosofía Jurídica, Moral y Política, Universidad de Salamanca

Marta Navas-Parejo Alonso | Profesora de Derecho del Trabajo y Seguridad Social, Universidad Carlos III de Madrid
Miguel Sebastián | Profesor Titular de Fundamentos Económicos, Universidad Complutense de Madrid
Rosana Triviño Caballero | Investigadora de Filosofía Moral y Ética aplicada
Susana Barcelón | Profesora Titular de Derecho del Trabajo y Seguridad Social, Universidad Carlos III de Madrid
Vanesa Rodríguez | Profesora de Sociología, Universidad de Oviedo
Víctor Gómez Frías | Profesor de Administración de Empresas, Universidad Politécnica de Madrid
Xosé Ramil | Comunicación, itdUPM

¿Qué es la renta básica y por qué es importante estudiar su aplicabilidad en España?

La renta básica (universal) es una prestación pública consistente en una transferencia monetaria periódica que el Estado aporta incondicionalmente a una amplia categoría de individuos a lo largo de toda su vida. Esta definición general permite ciertas modulaciones: la cuantía; definir quiénes tienen derecho (todos los residentes, solo los legales, solo los ciudadanos, solo los mayores de edad…); su encaje con el sistema fiscal (impuesto negativo y muchas otras variantes); y, para algunos autores, la incondicionalidad no excluye que los beneficiarios admitan alguna obligación “moral” (de trabajar para la comunidad, de buscar trabajo o formarse…).

Aunque se encuentran antecedentes desde hace al menos cinco siglos en la ‘Utopía’ de Tomás Moro, desde hace cincuenta años se ha convertido en una propuesta cada vez más frecuente ya sea en estudios teóricos o en las aspiraciones de políticos de todo el espectro ideológico. Ningún país lo ha implementado extensamente a toda su población hasta ahora pero existen una decena de experimentaciones relevantes.

Dos razones –ambas derivadas del creciente progreso material de nuestra sociedad– son los más recurrentes en quienes proponen la renta básica: el relativo “fin del trabajo” provocado por la exponencial productividad y autonomía de las máquinas; y la aspiración solidaria de abolir la pobreza repartiendo más igualitariamente un “dividendo” por la riqueza colectiva que nuestra sociedad ha alcanzado.

La renta básica no es la única prestación que permitiría atender estos dos objetivos, en parte convergentes: falta de ingresos para quienes no habrá trabajo disponible; y evitar que nadie caiga en la extrema necesidad asegurando unos ingresos mínimos. Existen actualmente diversas prestaciones monetarias o en especie, contributivas o no, cuyo alcance podría extenderse.

La diferencia radical que supondría la renta básica es su universalidad e incondicionalidad. Sus defensores consideran que tiene potentes ventajas simbólicas (respecto a la solidaridad y el sentido del trabajo) pero también operativas (menor burocracia, desaparición de desincentivos para aceptar sueldos bajos que ya no supondrían perder prestaciones, posible afloramiento de economía sumergida, incentivos a la innovación, al trabajo altruista…). Los argumentos más habituales de sus detractores, tanto en términos éticos como económicos, es el potencial efecto disuasorio para que muchos individuos rechacen cualquier trabajo y su posible elevado impacto en los presupuestos públicos (incluso sustituyendo parte de las actuales prestaciones).

Partiendo de todo esto, consideramos que en España la renta básica merece una especial atención académica y política. No pretendemos asumir de entrada que se trataría de la piedra filosofal que mejor resolvería todos nuestros retos sociales y económicos, pero sí partimos de que es una propuesta que en sus rasgos generales encaja bien con el punto de partida y los retos de la España actual. Somos, pese a la crisis y la desigualdad, un país próspero (el 30º en PIB per cápita según el FMI, y 23 de quienes están por delante son estados con menor población), pero con un importante y crónico desempleo (que ronda con frecuencia el 20%) y también un nivel de gasto público un 10% inferior a otros países de nuestros entorno. Por lo tanto, consideramos que estudiar seriamente la aplicabilidad de una renta básica en España (o quizá en Europa) será probablemente muy útil para ilustrarnos y hacernos diseñar mejor las soluciones concretas que ir poniendo en marcha.

Como cualquier prospectiva sobre políticas públicas, la investigación científica debe estar al tanto –y dialogar si es posible– con los gobernantes que podrían implementarla. Más aún en este caso donde se trataría de ir más allá de un mero ajuste tecnocrático de prestaciones existentes, ya que se requeriría implicar a la ciudadanía en un debate que permitiera cambiar presupuestos básicos de nuestra identidad (como el trabajo) e incluso reescribir fundamentos de nuestro “contrato social”.

Saber más sobre Renta Básica Universal

El presente documento hace un análisis de la situación actual económica y social, motivo por el cual ha vuelto a salir al tapete la idea de implementar una renta básica universal, sobre todo dada la necesidad de una mayor cobertura de seguridad social, en un mundo en donde no todas las distintas modalidades de trabajo se ven cubiertas dentro de la normativa que la legisla.

Es así que pasa a analizar datos acerca de un monto alcanzable de renta básica que pueda cubrir las necesidades básicas de protección social, los costos que esto acarrearía; si es que en su implementación realmente se estaría beneficiando a todos los grupos económicos existentes o no; si es que efectivamente reduciría la pobreza; el tipo de tropiezos que se tendrían al iniciar el proceso de implementación en un contexto determinado, y finalmente, si la implementación pura y dura de una RBU sería el único modo de lograr llegar a los distintos niveles de población o se debería de analizar su implementación matizando su concepto, y sobre todo, adaptándolo a las circunstancias demográficas y de políticas públicas ya existentes en un determinado contexto.

Descarga el texto completo (PDF)

Descarga la Technical Background Note (PDF)

Los autores desarrollan los detalles del experimento de renta básica universal que se lleva a cabo en Finlandia, el cual tendrá sus resultados en el año 2019.

Menciona en detalle los datos acerca del llamado a licitación, adjudicado al consorcio dirigido por el Departamento de Investigación de la Finnish Social Insurance Institution. En el documento se especifica la necesidad de que este consorcio realice una descripción dentro de los distintos modelos propuestos y el nivel monetario mensual que será establecido como renta; que se propongan métodos para integrar ingresos relacionados a los beneficios y los diferentes tipos de beneficios de la seguridad social básica dentro de la renta básica a implementar; determinar la tasa impositiva para los modelos; evaluar las fortalezas y debilidades de los mismos y finalmente considerar la normativa  constitucional y las leyes de la UE.

El gobierno propuso 4 modelos de renta básica:

  1. Un renta básica completa, en donde la mayoría de los beneficios sociales serían eliminados,
  2. Una renta básica parcial, en el cual se dejaría ciertos beneficios sociales básicos,
  3. Una renta básica con la variante de implementación de un impuesto negativo,
  4. Otros modelos posibles de renta.

Luego de discutir a profundidad las 4 opciones, el gobierno decidió experimentar bajo el modelo de una renta básica parcial de 560 euros mensuales, la cual inició con un grupo poblacional de 2000 personas, cuyas edades van de entre 25 a 58 años.

El documento detalla con diferentes montos de renta básica, las distintas variaciones que éstas generarían en los beneficios sociales que a hoy los finlandeses reciben, así como las variaciones en el coeficiente del índice de Gini que se generarían.

Como conclusión, mencionan que hay muchos argumentos a favor y en contra de la renta básica, y que si bien el experimento inició este año, el mismo traerá evidencias sustanciales acerca de las consecuencias de su implementación.

Descarga el texto completo (PDF)

El autor inicia su escrito mencionando los principales motivos por los cuales últimamente la implementación de una RBU se encuentra instalada en las propuestas de partidos tanto de la izquierda como de la derecha de países de Europa.

Conceptualiza la RBU y posteriormente pasa a analizar 3 características que considera deben ser profundizadas a fin de evaluar la factibilidad o no de su exitosa implementación en España:

  1. Coste de RBU: Si bien en puridad la RBU debería ser aplicada a todos los ciudadanos, para que sea real propone determinar el porcentaje de la población que cuenta con ingresos menores a 6000 anuales de modo a abocarse únicamente a ellos.
  2. Incentivos: los considera más bien como un problema, teniendo en cuenta las distintas variables que se podrían dar, los cuales afectarían de modo negativo al mercado.
  3. Pobreza y desigualdad: Identifica que si bien, en los casos en que se aplicaría la RBU evidentemente se estaría reduciendo la pobreza, no opina de igual modo con respecto a la desigualdad, identificando que la implementación podría generar en el mediano y largo plazo una peor situación.

Descarga el texto completo (PDF)

El presente documento identifica las distintas revoluciones tecnológicas, centrándose en la cuarta, en la cual se vislumbra la generación de escenarios de reducción de puestos laborales y creación de otros. Sin embargo, establece que la velocidad de crecimiento de la tecnología sobrepasa la velocidad en que podríamos ir adaptándonos a estos cambios, de manera a hacer frente a la reducción de empleo.

Es así que se propone a la renta básica como medio para lidiar con esta situación de futuro desempleo masivo, rechazando el subsidio por desempleo, teniendo en cuenta que en ella no existe motivación para la búsqueda de un nuevo empleo. El modelo propuesto es mediante la implementación de una renta mínima con incentivos, en cuyo caso, la persona desempleada que lo reciba y encuentre trabajo, seguirá percibiendo un porcentaje de la renta, la cual iría disminuyendo a medida que aumenta el salario del trabajo adquirido.

Accede al texto completo en la web Nada es Gratis

El documento busca explorar una nueva dimensión de los derechos humanos económicos y de la ciudadanía, específicamente en este caso el Derecho Universal de la Propiedad Privada (DUPP), que identifica que todo ser humano debería ser reconocido como dueño de una cierta porción de riqueza.

El mismo se basa en lo establecido por Thomas Paine en su tratado de “Justicia Agraria”, en el que expone que los recursos humanos del planeta deberían ser reputados de derecho común de todos, lo que lo relaciona directamente con la renta básica incondicional.

Aplicado a nuestros tiempos, el autor menciona que el Derecho Universal a la Propiedad Privada sería aplicable en el sentido de otorgar un quantum de valor a cada ciudadano, y no un derecho real o de bienes físicos. Inclusive lo posiciona como un derecho anterior a la creación de la organización social y política, ya que las personas lo poseen por el mero hecho de ser miembros de la sociedad.

Menciona que un DUPP reconcilia igualdad social con libertad individual, democracia con mercado y capitalismo con justicia.

En forma posterior, explica ciertos atractivos de la implementación de un derecho universal de la propiedad privada, así como los debates que, en base a esta propuesta de la renta básica incondicional, se estarían generando.

Resalta la necesidad de dejar de lado la categoría de incondicionalidad de la renta básica y que, conforme los distintos ejemplos que se vienen llevando a cabo a nivel mundial, la cuantía de una renta básica digna aún tiene mucho en lo que debatirse, dejando en claro la necesidad de incrementar la carga tributaria a los ciudadanos, y de reducir las brechas de desigualdad.

Concluye mencionando que la Declaración Universal de los Derechos Humanos establece que todos tenemos deberes con respecto a la comunidad, ya que en ella desarrollamos nuestra personalidad. Que, este planteamiento de una propiedad privada universal, es una nueva dimensión de los derechos económicos que debe ir de la mano con una nueva dimensión de responsabilidad ciudadana. Y finalmente, que el DUPP constituye una oportunidad fértil para que los hoy postergados se emancipen, conjuntamente con la mejora en calidad de las instituciones sociales y democráticas

Descarga el texto completo (.doc)

El autor identifica a la renta básica como una subvención asistencialista que no resuelve problema alguno, perpetuando la pobreza y la desigualdad.

En forma posterior menciona ciertos datos relacionados con los contribuyentes en España y finalmente propone el impuesto negativo como solución para evitar, tanto el efecto llamada, así como el incentivo a la economía sumergida y la perpetuación de la pobreza.

Descarga el texto completo (PDF)

A través del presente documento, el autor resalta que la generalidad de propuestas de la implementación de una RBU implica la desintegración de los sistemas de seguridad social, o más bien la absorción de la misma por parte de la RBU. En este caso, De la Fuente  menciona la necesidad de identificar correctamente al aporte efectuado, no por el Estado, sino por los trabajadores dentro del sistema de reparto de la seguridad social, siendo éste un elemento que financia el tiempo que el trabajador posee fuera del trabajo de manera solidaria, siendo ellos mismos los que han logrado este hito de organización para tal fin.

Es así que pretende dejar en claro la necesidad de comprensión de la existencia de una seguridad social construida a través del reparto solidario de los propios trabajadores, y que la misma no puede ser considerada como un asistencialismo por parte del Estado, en donde, al momento de pensar en la implementación de una RBU, se la tenga en cuenta como elemento sumatorio en la redistribución de beneficios.

Descarga el texto completo (PDF)

Propone analizar la implementación de un modelo de protección social basado en la renta básica, teniendo en cuenta que la protección de los derechos humanos debe adaptarse a los cambios socioeconómicos que se van dando en el mundo, específicamente las desigualdades que se van creado a consecuencia de la inseguridad económica en la que vivimos. Menciona la necesidad del uso de la creatividad en la implementación de las políticas sociales, no dando por sentado el hecho de que al proteger los derechos civiles y políticos se vean protegidos por añadidura los derechos económicos y sociales.

Partiendo de allí, analiza la renta básica e inicia un recorrido de dicho concepto a lo largo de la historia, incluyendo sus variaciones y matices. Además, identifica la diferencia de regímenes similares que se están llevando a cabo a través de distintas políticas de Estado en el mundo.

Por otra parte, relaciona la propuesta con la incidencia que tendría en la reducción de pobreza y finalmente menciona las propuestas de asequibilidad de varios propulsores.

Accede al video entrevista al autor del informe

Descarga el documento completo (PDF)

Inicia mencionando que la implementación de la cuota de la renta básica es una decisión política y no económica.

Refiere a que la Renta Básica es un concepto antiguo, que inclusive ha tenido variantes en el desarrollo teórico del mismo, tales como el impuesto negativo propuesto por Friedman y la garantía de ingresos por James Tobin, basada en el anterior.

Que retomar este concepto ha sido el resultado del crecimiento tecnológico que de algún modo apeligra la reducción de puestos de trabajo. Como los robots no reciben paga, motivo por el cual no pueden verse descontados en sus salarios, hay algunos que consideran que el uso de robot deba de pagar un impuesto específico. Sin embargo esta salida acarrearía una desmotivación en su implementación, debiendo enfocarse en cargar esos impuestos en el resultado positivo adquirido por las empresas y no específicamente por el mero uso de los robots que trabajarían en ellas.

Menciona que una política social eficiente debería sostener a la población, y no a los factores de producción o sectores industriales. La Renta Básica reemplazaría la seguridad social de hoy, ya que para una justicia social se deberían separar los instrumentos de seguro y la redistribución.

Enfatiza que la Renta Básica Universal une lo social con lo liberal: es liberal por ser incondicional y social porque es para todos. La RBU empodera a la gente, independientemente del género, edad u otras condiciones. Si bien es consciente que no todos sacarán provecho de esta situación, menciona que al menos todos tendrán la posibilidad de hacerlo. Además, que la RBU traería justicia social a través de una profunda reforma tributaria.

En cuanto a la viabilidad financiera de la RBU, establece que es una decisión política, ya que cuanto más se quiera elevar la renta, se deberían elevar los impuestos.

Finaliza mencionando que si bien parecería que la implementación de la RBU es utópica, es mejor empezar a trabajar en esto que aguardar las consecuencias negativas que acarrearía el mantenernos en la situación en la que estamos, ya que su implementación reconciliaría eficiencia económica y seguridad social.

Descarga el texto completo (PDF)

Menciona el autor que en la década del 70, se realizó un experimento en Dauphin, Canadá, en el cual se otorgó un pago regular e incondicional desembolsado a cada habitante que ganaba menos de 13.000 dólares anuales.

Uno de los beneficios que estadísticamente resaltó fue la disminución del contacto médico – paciente por eventos relacionados con la salud mental y su correspondiente disminución en los diagnósticos, así como de los ingresos hospitalarios por “accidente y lesión”. Estas estadísticas sufrieron nuevamente modificaciones una vez concluido el experimento.

El artículo propicia un vínculo causal entre mayor disponibilidad de dinero y mejora de la salud, pudiendo indicar a la inseguridad económica como un vector clave en la salud de los más desfavorecidos.

El documento también se refiere a otro piloto llevado a cabo en Carolina del Norte, en donde se apreciaron resultados positivos.

Finalmente concluye mencionando que conforme el análisis de los casos mencionados, efectivamente la implementación de la renta básica podría ayudar a mejorar la salud mental y física de los beneficiarios.

Lee el artículo completo

Menciona que el actual contrato social en España se opone a la justicia social y eficiencia económica. De este modo se da la necesidad de proporcionar una renta básica universal, asegurando la implementación del principio de solidaridad. Con esto, se erradicaría la desigualdad de oportunidades.

Se propone la estructuración como un impuesto negativo, en el que el costo presupuestario sería similar al destinado por el conjunto de administraciones a prestaciones no contributivas, sumando el ahorro de la burocracia administrativa.

La implementación de una renta básica tendría efectos emancipadores respecto al mercado de trabajo, complementándose con los avances de la tecnología y de este modo la supresión de tareas mecánicas, lo que llevará a labores más gratificantes, igualitarias y con sentido, acompañado de mejores condiciones laborales.

Descarga el texto completo (PDF)

Menciona que la Renta Básica es un tema de moda. Los que lo defienden argumentan por un lado el principio moral que todos tenemos de contar con oportunidades; en segundo lugar la preocupación del uso de la tecnología que acarrearía la reducción de fuentes de trabajo, y el tercer argumento, el cual lo considera más mundano, es que el sistema del estado de bienestar actual se ha vuelto sumamente complejo y que la implementación de una renta básica alcanzaría lograr un estado de bienestar efectivo a un bajo nivel de costo administrativo.

Efectúa su análisis específicamente en la posibilidad de la implementación de una renta que sea capaz de cubrir las necesidades básicas de una determinada población, analizando además las variantes propuestas por Friedman y Tobin, dando como resultado la imposibilidad de este hecho. Establece que la única manera de rescatar la implementación de una renta básica sería a través de la reintroducción de elementos que se vayan adaptando a los distintos sectores de la población en la que se quiere hacer efectiva.

Finalmente culmina mencionando que la complejidad con la que cuenta el actual consenso de bienestar no puede ser considerada una perversidad burocrática, sino que, no es el caso de querer implementar soluciones simples a situaciones aparentemente complejas alcanzadas por los hacedores de políticas públicas.

Descarga el texto completo (PDF)

Menciona que el argumento esencial hecho por los proponentes de la RBU es que asegurará la dignidad y autodeterminación de las personas. Sin embargo, que se debe dejar de decir que esto tendrá efectos similares para todos, como si fuera que todos podrían ganar la lotería, y que se quedarían siempre con esa sensación de alegría anticipada por lo que saben ocurrirá.

Identifica que la pregunta más importante de responder es el cómo se pagará la RBU, a la que los proponentes no suelen contestar. Menciona que en el caso suizo, como los mismos cuentan con un ingreso superior a la media, los proponentes han decidido que parte de los ingresos que hoy reciben sea declarado como RBU.

Schneider efectúa una serie de pruebas en donde identifica distintos escenarios, y en los cuales demuestra el efecto negativo que acarrearía la implementación de una RBU. Además, menciona que como habrá trabajos que nadie querrá realizar, deberán elevar los salarios para que sean atractivos, lo que traería aparejado un aumento en los precios para el consumidor final.

Por otra parte, menciona que el aumento del uso de la tecnología en el proceso de producción de bienes y servicios lo que debe llevar es a que las personas, no simplemente sean pasivas ante los cambios, sino que se vayan adaptando a los mismos.

Finalmente culmina mencionando que la renta otorgada como básica debería ser sumamente buena para que reemplace los seguros de pensión, subsidios por desempleo y otros beneficios que se otorgan, ya que a hoy, ofrece incentivos equivocados y tiende a promover pobreza colectiva, no sólo material sino subjetiva.

Descarga el texto completo (PDF)

Menciona que últimamente mucho se escucha hablar de la RBU, teniendo en cuenta la evolución tecnológica que está destruyendo muchos puesto de trabajo además de la búsqueda de una manera de contar con ingresos. Comenta que también la crisis existente ha sido utilizada como motivo para la implementación de la RBU, ya que llevaría a un estado de bienestar sin pasar por esa interminable burocracia y sin ataques a la dignidad humana. Sin embargo, que el problema es que estas ideas exageran los efectos positivos de la propuesta ignorando los negativos, y que se plantean “soluciones” atractivas a las poco informadas masas, dando lugar a la esperanza en algo irrealizable.

Establece que los ingresos no pueden separarse de la producción, que son dos caras de una misma moneda. Además, que la introducción de una RBU sin que esto genere una inflación es difícilmente inimaginable. Menciona que si llegara a implementarse, los grupos poderosos identificarán el modo de no aumentar sus impuestos por la introducción de la RBU, y que encontrarán la manera de beneficiarse de ella en detrimento del pobre.

Finalmente, concluye diciendo que aquellos quienes esparcen la desinformación acerca de los supuestos efectos positivos de la RBU e ilusionan a la gente, lo que realmente hacen es actuar de manera irresponsable.

Descarga el texto completo (PDF)

El autor utiliza la siguiente definición de trabajo: “conjunto de actividades, remuneradas o no, cuyos resultados proporcionan bienes y servicios a los miembros de nuestra especie y sirven para su reproducción”. Identifica que la mayoría de los trabajos, lejos de ser autotélicos, obedecen a una necesidad que demanda atención obligatoria.

Analiza tres clases de trabajo y sus efectos al implementar la renta básica:

Trabajo remunerado: lo identifica como ocupación o empleo. Esta actividad es la que brinda acceso al pago de una cantidad de dinero. Si se introduce la renta básica, se incidiría en:

  1. mayor poder de negociación de los trabajadores, ya que permitiría negarse a aceptar ciertas condiciones que vayan en detrimento de los mismos.
  2. más autoempleo, pues disminuiría de forma considerable los riesgos de emprender un proyecto nuevo
  3. mayor empleo a tiempo parcial, debido a la falta de necesidad de trabajar más únicamente para ganar más
  4. subidas salariales en determinados puestos de trabajo, específicamente en aquellos que desempeñan trabajos incómodos y poco gratificantes.

Trabajo doméstico: lo conceptualiza como aquel que se lleva a cabo en el hogar para atender las necesidades propias y las de otros. Si bien es desempeñado por ambos sexos, dista mucho de ser proporcional. Durante los últimos años, las actividades relacionadas con cuidados han sido incluidas en la categoría “trabajo”, aunque cueste identificar el pago por esta labor. La implementación de una renta básica entrañaría mayor libertad para los trabajadores domésticos, sobre todo para las mujeres.

Trabajo voluntario: lo define como el uso del propio tiempo en actividades no remuneradas destinadas a la ayuda a terceros distintas del trabajo doméstico. La motivación de este trabajo va desde la satisfacción personal que genera la propia actividad. La renta básica en este caso actuaría como estímulo de la participación en el trabajo voluntario, que generalmente requiere más tiempo del que se dispone.

Culmina mencionando que el trabajo asalariado raramente respeta la libertad, la justicia y la dignidad humana. Sin embargo, la verdad de fondo es que no es el trabajo, sino una existencia material garantizada la que otorga dignidad a la vida humana.

Descarga el texto completo (PDF)